EL KYBALION

 

LOS SIETE PRINCIPIOS DEL KYBALION 

 

1.     1) PRINCIPIO MENTAL

“EL UNIVERSO ES MENTAL. EL TODO ES MENTAL”

2.     2) PRINCIPIO DE CORRESPONDENCIA

“COMO ES ARRIBA ES ABAJO; COMO ES ABAJO ES ARRIBA”

3.     3) PRINCIPIO DE VIBRACION

“NADA PERMANECE ESTATICO. TODO VIBRA”

4.     4) PRINCIPIO DE POLARIDAD

“TODO ES DOBLE, TODO TIENE DOS POLOS, TODO TIENE SU OPUESTO

5.     5) PRINCIPIO DEL RITMO

“TODO FLUYE Y REFLUYE, TODO TIENE SUS PERIODOS DE AVANCE Y RETROCESO, TODO SUBE Y BAJA,  TODO SE MUEVE COMO UN PENDULO, LA INTENSIDAD DE SU MOVIMIENTO, HACIA LA DERECHA ES IGUAL QUE LA DE SU MOVIMIENTO HACIA LA IZQUIERDA. EL RITMO ES LA COMPENSACION.

6.     6) PRINCIPIO DE CAUSA Y EFECTO

“TODA CAUSA TIENE SU EFECTO, TODO EFECTO TIENE SU CAUSA. TODO SUCEDE CON ARREGLO A LA LEY. EL AZAR NO ES MAS QUE EL NOMBRE DADO A UNA LEY QUE SE DESCONOCE”

7.     7) PRINCIPIO DE GENERACION

“LA GENERACION EXISTE POR TODAS PARTES. TODO TIENE SU PRINCIPIO MASCULINO Y SU PRINCIPIO FEMENINO”

 

De mi Espacio de LOTO AZUL

FRATERNIDADES INICIATICAS

 
"Egipto es imagen y semejanza de otro país ideal. Nuestro propio río es como un reflejo de la Vía Láctea, del Nilo Celeste. Pero, aún más, el Egipto histórico fue un espejo, aunque no siempre perfecto, de una de las más antiguas fraternidades iniciáticas, cuyo origen se pierde en la noche de los tiempos. Ellos, seres grandes, establecieron las bases de nuestra civilización en el pasado, trajeron consigo a sabios que enseñaron el arte, la ciencia, la astronomía y la agricultura. Osiris y Hermes fueron sus enviados. Ellos fueron los maestros de nuestra patria. Sus lugares sagrados fueron simbolizados en los cementerios, es decir, los lugares de los muertos o de aquellos que nunca tienen que volver, a diferencia de nosotros, los vivos, quienes volvemos periódicamente a la vida. Era una forma alegórica de referirse a las moradas de la fraternidad. Poseían la sabiduría, pero para gobernar el país era necesario uno de ellos, uno que todavía estuviese en el mundo, que no se hubiera retirado a trabajar en los planos invisibles. Era necesario un discípulo de los templos, alguien que tomara sobre sí mismo el poder político del país pero que al mismo tiempo fuera el "hijo" de ellos, el hijo de los iniciados. Ese era Horus, símbolo de la realeza, hijo de Osiris de los templos y discípulo de los Maestros.
 
Porque quien quiera ser rey, no sólo ha de ser discípulo de los templos, sino que ha de demostrar su fuerza y habilidad luchando contra los obstáculos materiales, representados por Set. El discípulo puro de los templos, en contacto con la materia pierde un poco de su pureza. Por eso dice la leyenda que, en cerrada disputa con Set, Horus perdió el ojo de la videncia.
 
Entonces, reconstruir el cuerpo de Osiris es también reconstruir un sistema de gobierno.
 
 
Justamente, un sistema que consistía en establecer un método de selección basado en la aristocracia del mérito. Nada tiene que ver con la herencia de sangre, sino con el valor y el esfuerzo cien veces probados.
 
 
Fragmentos de "LOS SIETE PASOS DE OSIRIS" de Juan Martin Carpio